Llueve otra vez

Posted By on abril 13, 2010

Llueve otra vez,
como aquella tarde de tu triste adiós,
en que el cielo fue testigo de mi nostalgia,
como en la tarde que no olvida mi corazón.

Esa tarde en que volteaste el rostro,
verme llorar no podías soportarlo,
yo moría sin poderte detener,
tu sentías morir yéndote de mi lado.

Y nos quedamos sin consuelo ¡Que crimen!
el infeliz merece al menos compasión,
pero las lágrimas seguían derramándose
como si quisieran huir de tanto dolor.

Como si encontraran paz fuera de mí,
cómo si marcharan tras el amor que fue mi ilusión,
tras esa vida que se llevó la mía,
tras esa luz que tan pronto te fuiste se apagó.

…Como aquella tarde en que llovía,
como aquella tarde en que mis ojos como el cielo se nubló,
como aquella tarde en que los relámpagos iluminaban
tu figura errante que entre el llanto y la lluvia se desvaneció.

Verte partir era desear la muerte,
ofender a Dios y rechazar sus milagros,
tener el alma vacía,
los ojos inundados de llanto,
como esa tarde en que llovía
y te me fuiste sin pensarlo.

Llueve otra vez y las lágrimas no cesan,
como aquella tarde de tu triste adiós,
como aquella tarde en que también llorabas,
como aquella tarde en que el cielo también lloró.
Llueve otra vez y en eso reconozco
que a Dios no le agrada vernos separados mi dulce amor.

Comments